martes, 25 de junio de 2013

Ojos azules en Kabul, de Anabel Botella

Hola, hola! Noche fresquita la de hoy (Y que continúen así por favor >.<). Hoy traigo la reseña de un libro que en un principio no me llamaba, pero de repente empezó a hacerlo, ¡y de qué manera! Así que lo compré en un arrebato de compulsividad... y no me arrepiento :D


Título: Ojos azules en Kabul
Autora: Anabel Botella
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 364
Precio: 15,90€
Edición: Tapa blanda con solapas. Cosido, papel de buena calidad.

A estas alturas seguro que habéis leído ya suficientes reseñas de este libro y diréis, ¿qué nos va a contar esta  chica que no sepamos ya?. Vamos a ver. Empecemos por el argumento. En la contraportada tenéis una sinopsis que, bajo mi punto de vista, no es la más acertada. No porque sea incorrecta o esté equivocada. Sino porque puede hacer que penséis cosas que no son, y porque, entre otras cosas, te mete un spoilerazo. Me explico. No suelo copiar las sinopsis oficiales, pero por esta vez haré una excepción:

A Saira nunca le ha gustado su aspecto. Es rubia, tiene los ojos azules y todos la llaman kharami, o lo que es lo mismo, bastarda. Vive en Afganistán con su hermana, su madre y su abuelo, y cree tener ocho años. Cuando Ramin −un hombre cruel y fiel seguidor de los talibanes− entra en su vida, la desgracia se cierne sobre su familia para siempre.

Pero no todo está perdido para Saira. La pequeña logra viajar a Valencia gracias a las tropas españolas y crece envuelta en el cariño de su familia de acogida, aunque las pesadillas de su pasado no dejan de visitarla. Cuando Pablo le ofrezca la posibilidad de abrirse al amor, ¿conseguirá sanar las heridas de su niñez y empezar a ser feliz?


Y sí, esto es lo que vamos a encontrar, la sinopsis no miente. Pero puede dar lugar a que el lector indeciso, ese que no sabe si comprar o no comprar... termine por no comprarla. Nos dicen que es una bastarda que vive en Afganistán. Con lo cual ya nos imaginamos que va a ser un libro duro, nada de historias pastelosillas o fantasía. Esto es la dura realidad (Nunca mejor dicho). Lo de "cree tener ocho años" para mi gusto sobra. Saira tiene ocho años, ella lo sabe bien, y con esa frase el lector indeciso puede creer que es una niña con problemas en la cabeza, que cree tener una edad que no tiene debido a un fuerte shock o yo que sé. Lo de "Cuando Ramin entra en su vida, la desgracia se cierne sobre su familia" tampoco es correcto a mi parecer. ¿Qué va a pensar el lector? Afganistán+novela dura+mujeres+talibán cruel=la protagonista es violada.  Craso error, que podía haberse evitado con una pequeña modificación de la frase: "Cuando Ramin entra en sus vidas, la desgracia se cierne sobre la familia". Porque Ramin no entra en la vida de Saira únicamente, sino en la de la familia completa. Vamos a ver, yo me consideraba parte de ese sector indeciso. Había leído que la novela era muy dura, y con esa sinopsis me hice una idea equivocada. Vale que me gustan los dramones y las historias de llorar. Y que no me gusta que al prota le venga todo sobre ruedas, me gusta que tenga un poco complicada la cosa. Pero de ahí a disfrutar con las desgracias de las mujeres afganas, va un abismo. Y en la segunda parte de la sinopsis, directamente nos dicen que la protagonista va a salir de ese infierno y va a conseguir tener una vida tranquila en España. Nos hablan de pesadillas del pasado, de heridas de la niñez. Con lo cual... yo seguía pensando que a la pobre la iba a violar el tal Ramin e iba a quedarse con secuelas psicológicas irremediables. 

No pensaba comprar ese libro. Por los motivos explicados, creí que iba a ser algo super duro (Y como siempre digo, bastante drama tengo ya con mi vida). Y el día en el que la autora vino a Madrid a presentarlo, coincidió con mi examen y, evidentemente, no fui. Pero el caso es que siempre tuve la curiosidad por él, tenía como una corazonada. Decidí seguirla y compré el libro. Y me alegra mucho decir, que mi corazonada era correcta. El libro merece la pena, y mucho.


Este libro, vamos a ver, cómo lo digo para no chafarle la sorpresa a nadie. Sí, es duro. Pero podría serlo más. En Afganistán, las mujeres deben salir a la calle totalmente cubiertas por un burka. No es a partir de la primera regla como en otros países musulmanes, deben hacerlo mucho antes. No tienen derecho a escolarización, ni a ser atendidas en un hospital. Son lo mismo que nada. Saira es una niña de ocho años, producto de una violación por parte de un americano. Esto hace que la pequeña tenga el pelo rubio y los ojos azules, y solamente por eso ya está marcada. Jamás podrá hacer un buen matrimonio, ni podrá aspirar a otra cosa que no sea ser la tercera o cuarta esposa de un vejestorio, parir sus hijos y ser su esclava por el resto de su vida. Tiene una hermana mayor, Mariam, y ambas viven con su madre, Bahar, quien enviudó antes del abuso del americano, y su abuelo. Apenas tienen para comer, malviven en un país donde la miseria, los atentados, son la orden del día. Y el tal Ramin de quien habla la sinopsis es un talibán, con quien su abuelo empezó a tratar para conseguir comida. El día que Ramin se presenta en la casa para exigir pagos atrasados, empezará la pesadilla. Para las tres: Saira, Mariam y Bahar. No se si habréis visto la película "La vida es bella" en donde, en un campo de concentración nazi,  un padre intenta convencer a su hijo pequeño de que todo es un juego, una competición, para que el niño no crezca conociendo la guerra y el odio. Pues lo que viene a continuación es parecido. Saira es muy miedosa. Le tiene miedo a la oscuridad, a los niños que en la calle se meten con ella, y por supuesto le tiene miedo a Ramin, hombre cruel donde los haya. Su madre y su hermana tratarán de que no pierda su inocencia tan pronto. Saira oirá muchas cosas en la habitación de matrimonio, y verá a su madre y hermana llorar muchísimo, pero ellas nunca le revelarán el infierno en el que Ramin las hace vivir día tras día, noche tras noche.
Esta parte, queridos lectores, es lo mejor del libro. Es sobrecogedora y el lector solamente puede sentir impotencia ante la situación. La autora se ha documentado y se nota muchísimo. Sabemos, por la (poco acertada) sinopsis que Saira va a conseguir huir de ese infierno. Ahora solo nos queda saber cómo lo hará. Y si no será demasiado tarde, porque Ramin, como imaginaréis, es un hombre que no se anda con remilgos. Si tiene que violar, abusar, maltratar, lo hará. Y sabremos que tiene planes para con Saira. 
Saira llegará a la base militar española. Y el cómo lo hace, no está cogido con pinzas ni forzado. Es estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. No digo más. En la base sucederán muchas cosas: tendrán personal médico para ayudarlas, comerán en condiciones, y conocerán a varias personas que, poco a poco, se irán encariñando con la niña e irán entrando en la vida de la familia. Un buen día, sucede algo que no tendrá remedio y que hará que la vida de la pequeña afgana cambie drásticamente. No diré que es. Pero os diré: tranquilidad, porque a nuestra niña, que no la toque nadie. Y hasta aquí puedo leer! En estas páginas, servidora no podía parar de leer. Era casi una carrera contra reloj, trepidante, donde cada segundo contaba. Muy, muy emocionante, y sobre todo decisiva, esta parte del libro.

Típica calle de Kabul

A partir de aquí empieza la segunda parte, en la que Saira vive en Valencia, y estudia como cualquier otra chica. Esta parte, para mí, era bastante floja. Quizás porque acababa de terminar la primera que había sido brillante. Anabel dejó el listón muy alto en la parte de Kabul, y como consecuencia, la parte de Valencia sabe a poco. Además, los diálogos entre Saira, sus amigos, su gente, resultan bastante artificiales. Están pensados para que el lector sepa como son ahora las circunstancias de Saira, pero no son cosas que se dirían en un núcleo familiar o en un grupo de amigos. A pesar de haber pasado tantos años, Saira no ha olvidado nada de su vida anterior en Kabul. Le cuesta mucho abrirse, y la sola idea de perder más seres queridos se le hace insoportable. La trama central es la típica de amigas, traiciones, el chico guapo con malas intenciones, cotilleos. Bastante insustancial, pero que sirve de fondo para que veamos los miedos de Saira, su tendencia a autolesionarse, sus traumas no superados. Y en medio de todo esto, Pablo, que aparece en la vida de Saira. Este chico no solo está para que nuestra prota conozca el amor, este chico ayudará a Saira a ayudarse a sí misma. Costará mucho, sí, pero so digo que este libro tiene final feliz. 

El libro tiene, además, dos cartas. A cual más emotiva y desgarradora. La primera es de Saira a su hermana Mariam. Esa carta no se puede describir con palabras. Hay que leerla. Es estremecedora y a más de una le hará derramar bastantes lágrimas. Y la segunda es de Bahar a Saira, la cual pone el broche perfecto a esta inolvidable novela. Es una carta que igualmente hará descargar un torrente de sentimientos y que tampoco se puede describir. 

Solo tengo dos puntos negativos para este libro: El primero es esa segunda parte tan insulsa, sobre todo comparada con la gloriosa primera parte, y el segundo punto es que eché de menos una parte central con un proceso de adaptación de nuestra pequeña a su nueva vida. Siendo todo lo encantadora que Saira es, estoy segura de que esa segunda parte nos hubiera enternecido a todos. Aunque hubiera sido en forma de flashbacks, me hubiera gustado saber algo más.

En definitiva: Recomiendo este libro a todo el mundo. Más que una novela sobre la vida de las mujeres afganis, es un libro sobre la esperanza. La esperanza es algo que está presente en las 360 páginas de la novela. Esperanza por una vida mejor, por salir del infierno, por pasar página. Este libro es recomendable sí o sí, y me repito diciendo que la sinopsis trasera no es la más adecuada ya que induce a juicios equivocados, que la verdad, el libro no merece. Saira nos llegará al corazón. Es una niña adorable, y deseamos, al igual que Bahar y Mariam, que jamás pierda esa candidez que tiene. 

Valoración general: 8/10

Próxima reseña: Las carreras de Escorpio, de Maggie Stiefvater



9 comentarios:

  1. A mí me llama mucho este libro, así que después de tu reseña definitivamente pasa a mi lista de pendientes. Me alegro que te haya gustado tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te lo recomiendo, dale una oportunidad :)

      Eliminar
  2. Me llama mucho, espero que algún día caiga en mis manos
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo espero. Ya contarás cuando lo leas ;)

      Eliminar
  3. Hola!! Te acabo de ver en facebook en el club de bloggeros.
    Me gustaría mucho leer este libro, tiene pinta de ser distinto y encima le pones genial así que tengo más ganas :)
    Te empiezo a seguir
    Un besote desde Aeternam Dea

    ResponderEliminar
  4. en verdad es increíble, llore mucho, es uno de mis libros favoritos 😍😍

    ResponderEliminar

¡Comenta, bellotita! Me hará mucha ilusión *^__^*

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...