lunes, 3 de diciembre de 2018

La Bella y la Bestia: un giro inesperado, de Liz Braswell

¡Hola, bellotitas! En nada acabamos el año. ¡Ha pasado rapidísimo! ¿Habéis leído mucho? ¿Habéis descubierto autores nuevos? ¿O libros que habéis querido tirar por la ventana? Alguno de esos he tenido yo también...


¿Por qué quise leer este libro? Porque La Bella y la Bestia es uno de mis cuentos favoritos, y este en concreto llevaba el sello Disney, con lo cual imaginé que estarían esos personajes adorables y que la historia sería, pues... distinta a lo que ha resultado ser ^^U

Reseña: (Aviso que contiene algunos spoilers)


Pues sí. Esta podría decirse que ha sido mi cara cuando cerré el libro. Porque, una vez más, la palabra ha sido DECEPCIÓN. Pensaba que, al tener el sello Disney, sería distinto. Que no me encontraría una Bella a la que le mola perderse por el bosque a cazar, a un padre obsesionado con la bestia o a una bestia malvada y chantajista (cofcofcazadoscofcof). Aquí tenemos a esa Bella a la que le encanta leer, en ese pueblo en el que nunca pasa nada y con unos vecinos para quienes ella es la rarita; a su padre inventor un pelín chiflado; a Gastón, ese cazador con mucho músculo y poco cerebro; a Lumiere, Dindon, la señora Potts... a todos los que amamos los que hemos visto la peli de Disney. 
Además, la historia se entrelaza con una en el pasado que cuenta cómo Maurice (el padre de Bella) conoció a la que sería su mujer y madre de su hija. Una historia muy bonita, todo sea dicho. Desde el principio se van alternando ambas historias, la de Rosalinde (madre de Bella) con la de Bella. Esta última empieza como la peli, con ese paseo por el pueblo donde Bella visita la librería y va saludando a todos sus vecinos mientras ellos murmuran que es una chica muy rara. 


La historia de Rosalind y Maurice me ha parecido preciosa. En ella, vamos a ver que las rosas tienen mucha importancia, y entonces me venía a la mente la rosa que la bestia guardaba en el ala oeste. Los vemos enamorarse, casarse... Es preciosa esa parte. 
Rosalind es una charmante, es decir, un ser con magia. Y en el pueblo, este tipo de seres no están bien vistos. No solo hechiceras y magos, sino también criaturas como las hadas, los faunos, etc. Los reyes no hacen nada por detener a aquellos que los odian ni para investigar las misteriosas desapariciones, y es después de muchas complicaciones y bastantes infortunios cuando Rosalind lanza un hechizo sobre el castillo, que convierte al joven príncipe en una bestia y a los sirvientes en objetos. 
Y también, como los capítulos de los dos hilos narrativos se alternan, es cuando sucede la escena que va a marcar el final del parecido con la película de dibujos:


Tras esto, ya nada será igual. Porque, al tocar la rosa, esta se destruye y con ello la bestia y los demás quedan condenados de por vida. Por otro lado, Bella tiene una visión y en ese momento sabe que la hechicera es su madre, a la que no ha visto desde que era un bebé. A partir de ahí, intentarán encontrar una salida para dar con su madre y que sea ella la que deshaga el hechizo. 

Desde ese momento, el libro se me hizo cuesta arriba. Bella y la bestia dan muchos palos de ciego, para que encuentren algo que realmente les sirva dan miles y miles de vueltas. Ya nada es como en la peli. Y cuando digo nada, es NADA. 

Esta maravillosa escena NO ESTÁ.

ESTA TAMPOCO. 

Y, aunque parezca mentira, este NO ES EL MALO. 
Simplemente es un cabeza hueca. 

Toda la trama sucede en unos 3 días, más o menos. Y en tres días... ¿Puede una pareja enamorarse? Bueno, depende de a quién le preguntemos (Aladdin y Jasmine sí que fueron rápidos en ese sentido), pero, desde luego, a Bella y a la bestia les costó bastante más. En la película fueron como unos 6 meses los que pasó encerrada en el castillo (se nota si veis que al empezar es otoño, después hay nieve y cuando acaba llega la primavera). Entonces... ¿Instalove? Pues, eh... no, amigos, entre Bella y la bestia no hay instalove. Ni instalove, ni ningún tipo de love. 

OLVÍDATE DE ESTO. 

La bestia se supone que era un tipo consentido, con mucho genio, que no sabía controlarse, egoísta... etc etc. Y que, gracias a Bella, aprende y cambia. Esta bestia, pues... gruñe, también tiene mal humor, pero desde luego que no pega un cambio brutal que enamora a Bella. En los tres días que pasa, aprende un poco a controlar su genio. Punto. 
Y lo puse en el gif más arriba, pero... ¡Gastón no es el malo! Increíble, pero cierto. Sale, sí, y también sale Le Fou, y las trillizas rubias (con nombre y todo!), pero su parecido con el de la peli acaba cuando acaba esta escena:

El malo de esta historia no es Gastón, de hecho, él incluso hace algo bien (no diré qué). No os revelaré quién es el malo, casi mejor que lo descubráis por vosotros mismos, pero desde el momento en el que se revela, la historia toma unos tintes que a mí se me hicieron desagradables. De hecho, no sé cómo Disney dio el visto bueno y puso su sello a este argumento, porque la parte final ya no solo es que no se parece para nada a la de la película, sino que es bastante perturbadora. Al menos, para mi gusto.

Ni qué decir tiene que no me ha gustado. Me ha gustado ver a la señora Potts, Lumiere, Dindón, Chip y el resto, que son tan adorables como en la peli (casi todos, al menos durante la primera mitad). Me ha gustado leer la historia de amor de Maurice y Rosalind, que es muy bonita. Y el famoso giro, que lo anuncian ya en la portada, no me molestaba, pero sí lo que deriva de él, que convierte la historia en algo totalmente diferente a como yo lo conocía. Por no hablar del final. Por favor, el final... Si ya que no se enamoraran me pareció una patada suprema a la historia, hay otro detalle más que no sucede (shhh) y que me dio bastante rabia. 

Si sois fans de la película de Disney, ya sea de la animada o la de Emma Watson, huid de este libro. Quedaos con el argumento y los personajes tal y como los conocéis, porque, aunque este libro lleve el sello Disney, no es para niños ni para fans de la peli. 


Bellotómetro:

2/5 bellotas. El principio bien, pero el medio es aburrido y el final desagradable. 

martes, 27 de noviembre de 2018

Casi imposible, de Nicole Williams

¡Hola, bellotitas!
Dentro de poco se nos acaba el año. Y nada mejor que acabarlo con unas cuantas lecturas de esas que te hacen quedarte con una sonrisa, como esta:


Sinopsis: Cuando Jade decidió pasar el verano en California con su tía, creía saber dónde se estaba metiendo. Pero nada podría haberla preparado para Quentin. Nunca ha vivido mucho tiempo en suburbios, y aun así Jade sabe que su irritante (e irritantemente mono) vecino implica P-R-O-B-L-E-M-A-S. Por su parte, cuando Quentin descubre que Jade tiene la intención de pasar el verano en casa leyendo libros, organiza otros planes. Salir a hurtadillas, quedarse despiertos hasta tarde o incluso nadar a medianoche; Quentin se ha propuesto ofrecerle a Jade días —y noches— para recordar.
Pero a pesar de sus perfectos encuentros, cada vez que Jade intenta acercarse, Quentin se aleja. Está claro que guarda un secreto, y Jade está decidida a descubrirlo.

Reseña: ¡Qué libro tan bonito! Me ha sacado de una apatía lectora que tenía últimamente, y eso ya es mucho, no todos los libros pueden decir eso. Lo primero que he de decir es que este libro te lo lees sin apenas darte cuenta; empiezas y las páginas se pasan solas. La pluma de la escritora es muy, muy amena y entretenida. La historia se nos presenta narrada en primera persona por Jade, nuestra joven protagonista. Ella ha pasado toda la vida viajando de un lado para otro con su madre, que toca en un grupo musical, pero este verano está dispuesto a pasarlo como una chica estadounidense normal. Y, de paso, conocer a su padre biológico, al que le ha seguido la pista. El muy... capullo abandonó a su madre en cuanto se enteró de su embarazo, pero Jade quiere conocerle. 

Respecto a los personajes, están todos muy bien definidos. No hay muchos, como a mí me gusta, por lo que no hay riesgo de perderse entre decenas de nombres. Jade es nuestra protagonista y es una chica que parece tener las ideas claras, pero que iremos viendo que no tanto como ella cree. El contrapunto lo pone Quentin, su vecino, guapo y muy majo. Al principio tendrán un encontronazo bastante desagradable, pero luego veremos que es un pedazo de pan. El resto son secundarios: los tíos de Jade, la madre, algunas chicas conocidas de Quentin... De entre todos ellos, destaco a la madre de Jade. Es maravillosa, una madre buenísima que sabe bien lo que necesita su hija en cada momento. 

El libro gira en torno a Jade y Quentin, pero a medida que avanzamos, vemos que hay una tal Blaire de la que nadie quiere hablar y que formó parte de la vida de Quentin. Es un secreto que da pie al colofón del libro (y que no pienso desvelar). Yo no me lo vi venir y me gustó mucho que metieran ese punto adulto en un libro que a priori parecía 100% adolescente. Respecto a Jade, la veremos evolucionar a lo largo de ese verano. Conocer a su padre marcará un antes y un después en su vida, y mi conclusión es que, por mucho que le duela, se parece a él un poco en su forma de ser. Pero, por fortuna, la mitad de sus genes son de su estupendísima madre. Jade aprenderá a aceptar a las personas tal y como son y a no huir o salir corriendo cuando las cosas se complican.


Romance juvenil, tardes de sol, risas... Todo eso os espera en este libro. Está muy en la linea de los de Stephanie Perkins o Kasie West; si os gustan estas autoras, os gustará este libro. Es dulce y ameno. No esperéis ningún giro asombroso o increíble, porque la hsitoria es simple, pero precisamente en su simplicidad está su belleza. Una trama más enrevesada lo hubiera estropeado. A mí me sacó de una apatía lectora  y me dejó con una sonrisa en la cara, así que lo recomiendo mucho si buscáis un libro bonito y sin complicaciones. 

Bellotómetro: 

4/5 bellotas. Muy bonito. 

martes, 20 de noviembre de 2018

La reina negra, de Llanos Campos

¡Hola, bellotitas! Aquí vengo de nuevo, recién salida de un catarro que me ha quitado las ganas de leer  y de prácticamente todo durante semana y pico, ¡pero estoy de vuelta y con muchas ganas!


Tamiel, princesa y única descendencia del rey de Latos, jamás ha encajado. No encaja en las expectativas de su padre. No se resigna al futuro desdibujado y dependiente de una reina consorte. No es capaz de soportar, aunque quisiera, que otras personas manejen su destino, personas -hombres- a las que no puede ni quiere respetar.

Cuando los de SM me escribieron y me hablaron de esta historia, ya despertaron mi atención. Las historias de princesas me pueden. Sí, me encantan. Hay a quien le gustan las hadas, los vampiros, los ángeles, los guerreros... a mí las princesas. Son mi debilidad y cualquier historia cuya protagonista sea una princesa en un mundo de fantasía ya me tiene asegurada. De modo que me llega el libro y me encuentro con una edición preciosa, impecable, con tapa dura, en la que se ha utilizado la técnica del grabado. Era tan bonita que, cada vez que la cogía, lo hacía con mucho cuidado, no se me fuera a estropear... (Si la veis en alguna librería, tomaos un par de minutos para admirarla, porque de verdad que es realmente preciosa). 

Y cuando empiezo a leer me encuentro con Tamiel, una protagonista de armas tomar. Ella no está dispuesta a casarse con el hombre que su padre ha elegido para ella y que su único fin sea engendrar un heredero, no. Ella no es una dulce princesita rosa, sino una chica que es la dueña de su propio destino y a la que nadie le va a decir lo que tiene que hacer o lo que se espera de ella por ser mujer. 

Tamiel lo desafiará todo. Empezará por su padre, y seguirá con todo aquel que piense que su deber es casarse y que el reino debe ser gobernado única y exclusivamente por un hombre. Nadie es mejor por ser varón, y ella lo va a demostrar. Ella va a decidir y a elegir. Unas veces lo hará bien, y otras no tan bien. Pero todas y cada una de las veces elegirá con la cabeza, tras tomarse su tiempo; nunca hará nada de manera impulsiva o a la ligera. 

La historia se nos presenta narrada en tercera persona por un narrador que, si bien la mayor parte de la historia va a seguir a Tamiel, también tendrá momentos para que conozcamos a otros personajes secundarios. El estilo de la autora es muy, muy épico, se aleja de lo coloquial o de lo simple y en todo momento tenemos la sensación de estar ante una leyenda, una historia apasionante. También he de decir que la novela tiene una escena de cama que yo no calificaría para menores de 16 años ☺️ (que aplaudo, me encantó ver algo así, narrada con tanto cuidado).

En cuanto a los personajes, destaco, como no, a Tamiel, la protagonista, una jovencita que sabe muy bien lo que quiere y no se va a dejar amilanar ante nada ni nadie. También a su madre, Anae, siempre junto a ella para aconsejarla cuando tiene dudas, y a Baltran, ese extraño venido de quién sabe dónde, que tanto apoyará a nuestra protagonista. Aunque al principio parezca que hay muchos personajes, porque se dicen muchos nombres, en realidad son pocos a tener en cuenta. 

¿Qué más puedo decir? Leedla. Os gustará. Porque no es una historia de princesas al uso sino una historia en la que te demuestran que nadie es mejor por haber nacido hombre o mujer. Porque es el tipo de historia  (y de protagonista) que la sociedad actual lleva mucho tiempo pidiendo. Porque necesitamos más historias como esta. Porque os enganchará y querréis más. Porque es distinta a todo lo que se publica actualmente. 

Hacedme caso. Leedla. Puede que os guste o puede que no, pero os aseguro que no diréis que es "otra historia más como las cientos de miles que ya nos han contado". 

Bellotómetro:

4/5 bellotas. Princesas. Intrigas. Aventuras. Protagonista empoderada. Épico. 

Y aquí tenéis un pequeño video con la autora y tres blogueras, que comentan sus impresiones de la novela: 

jueves, 15 de noviembre de 2018

Los fragmentos del destino. Hermandad de la Nueva Era, de María Viqueira

¡Hola, bellotitas! ¿Cómo van esas lecturas? Yo aprovecho para recordaros que a final de mes es el Black Friday, donde numerosas tiendas suelen hacer jugosos descuentos, y no hablo precisamente de libros (que también, aunque menos). ¿Tenéis pensado hacer alguna compra? ^_^


Hoy traigo la reseña de un libro que compré durante los descuentos que hicieron esta primavera en Escarlata Ediciones. Me gusta la fantasía, si está protagonizada por una chica me gusta más, y si ya encima tiene una portada tan bonita como esta que entra por los ojos, pues ya tenía todas las papeletas para acabar en mi estantería. Eso sí, solo compré el primero, por si acaso luego no me gustaba, pero no ha sido el caso. Ahora necesito los dos siguientes y tendré que esperar al Black Friday, que mencioné arriba, para ver si Escarlata Ediciones hace unos descuentitos tan majos como los del año pasado... x_x Es lo que tiene ser pobre...

Reseña: Nos vamos a Thánator. Allí conoceremos a Nalia, que tiene un misterioso tatuaje en la muñeca, pero desconoce su significado. Es una hechicera, pero no tiene poderes ya que su senda (su especialidad, para entendernos) no le ha sido revelada, a pesar de que cuenta ya con diecisiete años y las sendas suelen revelarse durante la niñez. Ha recibido varios mensajes en donde la instan a viajar a una isla al sur, donde están las hechiceras, y es por eso que decide viajar hasta la otra punta del país para saber quién es, qué significa su tatuaje, por qué no le ha sido revelada su senda... y empieza su aventura. Muy pronto descubrirá que su tatuaje la convierte en una persona muy buscada, y no le queda otra que hacer un trato con un cazador para que la guíe hasta el pueblo donde quiere ir para tomar el barco, y de paso le brinde protección. 

Nalia, nuestra protagonista, me ha encantado. Sin duda tiene una habilidad especial para meterse en líos, pero afortunadamente es diestra con los puñales y tiene buena puntería. Sabe defenderse, y en muchas ocasiones se salva sola, pero en otras tantas tienen que salvarla otros. No es tonta en absoluto (lo cual me ha gustado, no soporto a las protagonistas que hacen tonterías aún sabiendo que lo son), todo lo contrario, es bastante inteligente sin llegar a ser una sabelotodo. A destacar en ella lo que dije antes, es como un imán para los problemas. Su acompañante, el cazador del cual Nalia no sabe su nombre y lo bautiza como Alec, es muy callado y bastante opuesto a ella. No es nada amable aunque tampoco llega a ser borde con ella, deja claro que no le interesa ser cordial ni amistoso. En principio ellos van a llevar el peso de la trama, aunque luego se les unen Nasha, la mejor amiga de Nalia, y Evan, otro cazador, este ya un poco más amable que Alec. 

Es muy entretenido, pero mucho. No acaba una aventura cuando ya está metido en otra. Apenas hay romance, porque sí, lo hay, pero no como parte de la trama (al menos en este libro, en los siguientes ya veremos). Tiene bastante acción, no en vano se pasan casi toda la novela viajando y sorteando los peligros que van encontrándose. A medida que pasan las páginas nos vamos dando cuenta de que Nalia es una pieza clave para muchos y variados bandos, y que debe ponerse a salvo cuanto antes.

No es fácil crear un mundo de la nada. la autora lo ha hecho con brillantez, ha creado multitud de animales y fieras, como toda una mitología de dioses que tiene mucho que ver en la trama. Lo malo es que dicha mitología es muy enrevesada y tiene muchos datos sobre los dioses y las consecuencias de lo que sucedió con ellos, que condicionan mucho toda la aventura de Nalia. Toda la parte de los dioses, los seis del Averno, la hermandad de la nueva era, los fragmentos del destino... se me ha hecho bastante confusa. Hubiera preferido algo más simple. 

La pluma de la autora me ha gustado mucho (quizás pecaba de ser un poco demasiado descriptiva), pero he echado de menos más diálogos, y a veces tenía la sensación de que la narración iba como a saltos. Por ejemplo, Nalia está en un almacén, e inmediatamente está en su habitación, sin que nos dijeran que se iba ni cambiar de párrafo. Esto sucede algunas veces y me descolocaba un poco, como también me descolocaba la cantidad de comas mal puestas (entre sujeto y verbo) o directamente la ausencia de ellas (¡comas del vocativo, por favor!). Eso sí, faltas de ortografía, NI UNA. ¡Bieeeeen! XD

Y para terminar, decir que el giro del final no me lo esperaba y que me ha dejado KO. Final totalmente abierto y muchísimas ganas de saber cómo sigue todo esto. 

Bellotómetro: 

3/5 bellotas. Muy entretenido.



jueves, 8 de noviembre de 2018

Everless: La hechicera y el alquimista, de Sara Holland

¡Hola, hola! Estamos ya en noviembre, pero esta reseña de hoy es de un libro que salio a finales de agosto, aunque en realidad la editorial lo mandó a los blogueros a finales de julio (A mí no me mandaron na de na, este libro me lo compré y lo pagué de mi bolsillo). En fin, habrá que apoyar a las editoriales, y más si traen títulos tan chulos como este. Puck se ha puesto las pilas este año, y cuando se trata de un libro que me ha gustado tanto, no duele gastarse el dinero. Cuando ya no gusta es otro cantar...


¿Por qué quise leer este libro? Como os decía, Puck se ha puesto las pilas con un montón de títulos a cual más apetecible. La sinopsis de este nos trasladaba a un mundo en donde la moneda de cambio es el tiempo, y también prometía una historia de secretos y misterio. Suficiente como para que me entrara la curiosidad. 

Reseña: Cuando vi las opiniones en GR de los blogueros que tuvieron la suerte de leerlo un mes antes de su salida al mercado, vi que muchos decían que se parecía a la película In time. Lo primero, decir que no estoy de acuerdo. Este libro es mucho más complejo y solo tiene en común el factor tiempo. La manera que lo extraen, los secretos e intrigas... todo eso hace la trama más interesante. 


Nos presentan a Jules, quien narra la historia y a quien seguiremos en su aventura. Cuando era pequeña, vivía con su padre en Everless, residencia de la reina, pero algo sucedió, que tuvieron que irse rápido y ocultarse donde no les pudieran encontrar. Han pasado muchos años desde entonces y ahora tienen problemas, ya que las deudas les ahogan. Su padre acude al prestamista para que le saque tiempo, el cual está en la sangre. Jules no soporta verlo cada día más débil y apagado, y ante el temor de quedarse sin padre, decide aceptar la oferta de trabajo que ofrecen esos días en Everless: necesitan gente para la boda de la futura reina y ofrecen un año por cada mes trabajado. A pesar de que su padre se lo prohíbe tajantemente, ella se escapa con la intención de trabajar solamente dos meses, lo suficiente para pagar sus deudas y devolverle la salud a su padre. 

Esa es la premisa inicial. Sin embargo, su vida allí no estará exenta de dificultades, ya que hay quienes todavía la recuerdan de cuando era niña, para bien y para mal. ¿Y por qué su padre le prohibió aceptar este trabajo, si tan bien pagado está y tanta falta les hace el tiempo? Pronto Jules descubrirá que Everless está lleno de secretos, que cada habitación o pasillo esconde algo, y que nada es lo que parece, o más bien nada es lo que le han contado...


La narración es muy buena. No pierde el tiempo con relleno ni con explicaciones innecesarias. Siempre están pasando cosas, por lo que en todo momento yo quería saber qué sucedía, cómo continuaba. Respecto a los personajes, no son muchos, como a mí me gusta, y cada uno tiene su papel en la trama. El halo de misterio que desborda el lugar puede palparse en cada página del libro, y también la angustia de nuestra joven protagonista, que desea acabar los dos meses que había pensado y regresar con su padre cuando antes. Hay varios giros que yo no esperaba, y que me han dejado con la boca abierta. En especial uno que sucede en los últimos capítulos del libro, que me ha parecido super heavy. En cuanto a la identidad del villano/malvado de la historia, decir que desde que apareció ese personaje yo vi algo chungo/turbio en él, y algo me olía, pero, ciertamente, no que fuera así. 
Es una bilogía, o eso parece, por lo que han dicho en las redes. No es nada introductorio, eso lo digo desde ya. El final es totalmente abierto y marca un final de etapa. Tenemos un pedazo de cliffhanger y yo estoy deseando saber cómo continúa y termina la historia de Jules. ¿Os animáis a darle una oportunidad?

Bellotómetro: 

5/5 bellotas. Muy buena historia, muy adictiva, interesante e impredecible.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

El fuego que nos une, de Brittainy C. Cherry

¡Hola, bellotitas! ¿Qué tal? ¡Madre mía, que ya es noviembre! En nada tenemos aquí las navidades. Para variar, ya tengo varios libros en la lista para pedírselos a Papá Noel... :p



¿Por qué quise leer este libro? Porque era el que me quedaba de la serie (que no saga) Los elementos de Brittainy Cherry. Me gusta cómo escribe, y cogí este libro con mucho temor, porque la gente decía que era el menos bueno de la serie. Y... bueno, he de decir que tenían razón, no me ha gustado mucho. 


Reseña: El libro nos cuenta la historia de Logan y Alyssa. Él es un hombre que ha crecido con una madre drogadicta y un padre camello y maltratador. Como es lógico, él también consume drogas de manera habitual. Ella es todo lo contrario, ha crecido sin que le faltara de nada. Se conocen desde hace muchos años y entre ellos ha ido naciendo un amor cada vez más fuerte.

El libro no me ha gustado por la simple razón de que era demasiado dramático. Y mira que me gusta el drama, soy fan de esas historias que te dejan el corazón en un puño, pero es que esta... se ha pasado. Y me diréis "Como si los otros tres de la serie o lo fueran", y aclaro que sí, los otros tenían drama, pero no tanto. Es como si... Hmmm, ¿sabéis cuando estáis cocinando algo, vais a echarle especias y sin querer se os abre de repente el bote y se os derrama todo en la comida? Pues algo así. Como si quisiera agregarle una dosis de drama y se le volcaran encima todas las existencias X___D porque no es normal lo que les pasa a estos dos. 

No me han gustado los personajes, con la excepción de uno de ellos. Os cuento: Logan es... un yonki. Es que no sé decirlo de otra manera que quede mejor de lo que es. Es un yonki, un drogadicto, un tipo que no puede pasar sin su dosis. Y he acabado hasta las narices de él. No por lo que hiciera cuando estaba bajo los efectos de la droga, no, sino porque precisamente cuando no lo está es cuando se comporta como un auténtico capullo. Alyssa es la típica chica tan buena, tan buena pero tan tan tan buena que es tonta. Porque TODO se lo perdona a Logan, todo. Que se porte como un miserable con ella. Que la abandone. Que le rompa el corazón mil veces. Que casi la mate. Bah. Minucias. Alyssa es buena y siempre tendrá una segunda, tercera, cuarta... ochocientas oportunidades que darle a Logan. Para mí, esta chica no tiene dignidad. Y luego está la madre de ella. Que joooope con la madre, vaya pieza. Una señora que se cree con derecho a organizarle la vida a sus dos hijas (Ya mayores de edad ambas), a decidir por ellas y a tratarlas como si tuvieran tres años. Una de las principales desgracias que sucede en el libro es por consecuencia directa de sus palabras y de sus actos (en parte por ella y en parte porque Logan es un imbécil que se niega a escuchar por más que se lo pidan). Erika, la hermana de Alyssa, es un clon de la madre, aunque no tan desatado, pero que ha heredado sus histerismos. Y el personaje al que salvo es Kellan, el hermano de Logan. Es el único que me ha caído bien, y mira que él también tiene encima su buena dosis de drama, pero es de los que capean y viven con ello sin hacérselo pagar a los otros. Aparte de ellos, destacaría a los padres de Logan, fuente directa de toda su miseria, y que tienen mucho papel en la historia, desgraciadamente.


Como todos los libros de la serie, tiene final cerrado y feliz, pero anda que no les cuesta a los protas alcanzar ese final. Para mi gusto les pasan demasiadas cosas y eso hace que los personajes o bien pierdan credibilidad (como es el caso de Alyssa), o directamente quiera mandarlos a tomar viento (como es el caso de Logan). Sí, de los cuatro libros de la saga, es el peor. La pluma de la autora es muy bonita, escribe muy bien, pero esta historia es de las que no me parece que merezca la pena recordar :(

Bellotómetro: 

2/5 bellotas. Demasiado dramático, incluso para esta autora. 

miércoles, 31 de octubre de 2018

La distancia entre tú y yo, de Kasie West

¡Hola, bellotitas! ¿Qué tal? A pesar de que ya estemos con el otoño bien entrado, el libro que traigo hoy fue una de mis últimas lecturas de verano. llevaba como año y medio o dos años en mi estantería hasta que por fin me decidí a leerlo... :p


¿Por qué quise leer este libro? Fue una época en la que me interesaban este tipo de lecturas de romance juvenil. Por aquel entonces, Neo publicaba lecturas de este género que me gustaban mucho: los de Stephanie Perkins o Amy y Roger son buenos ejemplos, así que, cuando dijeron que gustaría a los fans de los ya mencionados, tras leer la sinopsis y decidir que podría gustarme, lo metí en mi wishlist. He tardado mucho en leerlo... como dos años desde que se publicó... En mi defensa diré que tengo muchos pendientes y que no era un envío editorial, así que no tuvo prioridad...


Reseña: Nos cuenta la historia de amor de Caymen y Xander. Ella vive con su madre en el ático de una tienda de muñecas. Su padre era un rico con el que su madre tuvo una aventura, pero que huyó tras saber de su embarazo. Sus padres la repudiaron cuando se enteraron. Solo se tienen la una a la otra. De ahí que la madre no quiera tener relación con un rico, ni quiere que Caymen la tenga. Pero claro, un día se cruza Xander en su camino. Es hijo de ricos, por supuesto, y pronto Caymen y él empiezan a sentir algo. Ella intenta negar sus sentimientos, pero él cada vez está más dentro de su vida. 

Pues sí, es la típica historia de la diferencia de clases, vista hasta la saciedad y de mil maneras. Sin embargo, esta me ha gustado. Como suele decirse, ya que todas las historias están contadas, el secreto es contar una de manera que nadie la haya contado. Y La distancia entre tú y yo lo consigue. La narración es muy amena y divertida, a pesar de que la historia era de lo más tópica, no me aburría y quería saber qué pasaba a continuación. 

Podría decirse que sigue el planteamiento más clásico de todos: presentación-nudo-desenlace y que esas tres partes están muy bien definidas y presentadas. Quiero centrarme en la parte central, es decir, el nudo: podría parecer que no pasa nada, o que es puro relleno, pero son las partes más divertidas, ya que se están conociendo. Él intenta convencerla a ella para que estudie y se decida por una carrera, y ella va presentándole oficios "de los pobres". Mención especial cuando ella lo lleva al cementerio y se ponen a excavar tumbas. Impagable. 


Respecto a los protagonistas, con él, Xander, me ha sucedido lo que con otros chicos sweet de las novelas juveniles: me ha encantado. Sin embargo, ella me ha sacado de quicio en más de una ocasión, y no por cosas que haga, sino porque es sarcástica. Esto en sí no sería un defecto, pero es que Caymen se pasa. Mucho. Demasiado. Intenta tener un chiste preparado en todo momento, incluso cuando no es el momento o no toca, lo que provoca una salida de tono, que suele ser impertinencia y a mí me ha acabado pareciendo incluso maleducada. Es consciente de que es así, pero no hace ningún esfuerzo por intentar corregirlo, incluso a pesar de que su madre se lo pida, por el bien del negocio que llevan, ya que es su forma de vida, pero ella pasa. No me ha caído bien precisamente por esto. En cuanto a los secundarios, tenemos a los amigos de ella, que ayudan lo justo, lo que se necesita, y la madre, que tiene un peso que va siendo mayor a medida que pasan los capítulos. 

En cuanto al final, hay un giro que me ha parecido pelín forzado y que hace que este libro sea un "Cenicienta" más: para que sean felices, las clases sociales deben igualarse, pero siempre el de clase baja subirá a la alta, nunca al revés. 

Bellotómetro:

3/5 bellotas. Bonito, para pasar el rato.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...