miércoles, 11 de febrero de 2015

Atrapada en el tiempo (Outlander II) de Diana Gabaldon

Hola bellotitas. Como os comentaba en el último IMM, estoy hipermegaenganchada a la saga de Claire Beauchomp, Outlander. El primer libro me gustó muchísimo y tenía un mono impresionante, así que digamos que mis hormonas se apoderaron de mi tarjeta de crédito y me hice con los siguientes.


Título: Atrapada en el tiempo
Título original: Dragonfly in amber (Libélula en ámbar)
Autora: Diana Gabaldon
Editorial: Salamandra
Precio: 12,90€
Edición: Tapa blanda sin solapas. Fresado muy pobre y papel de la calidad más baja.

Me desperté tres veces en la oscuridad previa al amanecer. Primero con dolor, luego con alegría y por último, en soledad.
Las lágrimas de una profunda pérdida me despertaron lentamente, bañando mi cara como la reconfortante caricia de un paño húmedo en unas manos suaves. Volví la cara hacia la almohada mojada y navegué un río salado en las cavernas de la pena recordada, en las profundidades subterráneas del sueño.
Me desperté entonces con una feroz alegría, el cuerpo arqueado en pleno proceso de unión física, su toque fresco en mi piel recorriendo todo mi cuerpo, y desvaneciéndose a medida que las ondas de consumación se esparcían desde mi centro. Rechacé la conciencia, volviendo otra vez; buscando el fuerte y cálido olor del deseo satisfecho de un hombre, en los brazos tranquilizadores de mi amante, el sueño.
La tercera vez desperté sola, más allá de la caricia del amor o del dolor. La visión de las piedras estaba fresca en mi mente. Un pequeño círculo de piedras, en la cima de una verde colina empinada. El nombre de la colina es Craigh na Dun, colina de las hadas. Algunos dicen que el cerro está encantado, otros dicen que está maldito. Ambos tienen razón. Pero nadie conoce la función o el propósito de las piedras.
Excepto yo.


Aviso: La reseña tiene spoilers (leves) del libro. Aunque, ya de por sí, el punto de partida es un spoiler ya que está narrado a modo de retrospectiva. Si no quieres saber nada no sigas leyendo! 

Sinopsis (Propia) sin spoilers: Han pasado 23 años desde que Claire cruzó las piedras de Craigh na Dun por primera vez. De nuevo en el siglo XX, viajará desde Boston hasta Inverness con su hija Brianna para contarle a esta última toda la historia del viaje en el que conoció a Jamie Fraser, el amor de su vida, toda la verdad sobre su origen, y cómo Jamie y ella hicieron hasta lo imposible por evitar la batalla de Culloden.

Reseña: Si habéis leído Forastera / Outlander (Y si no lo habéis leído, a qué esperáis???), recordaréis que tenía un final bastante feliz y cerrado. Claire embarazada de su primer hijo y feliz junto a Jamie. Sin embargo, Claire, como mujer del siglo XX, sabe que en 1746 tendrá lugar la batalla de Culloden, en la que Carlos Estuardo reclamará el trono de Escocia, apoyado por los jefes de la mayoría de los clanes, y que esa batalla supondrá el final de Escocia tal y como había sido hasta entonces. Morirían miles de hombres, y las familias de estos iban a quedarse sin hogar, ya que les serían despojadas sus tierras y propiedades, después vendría una gran hambruna y ya nada volvería a ser igual. 
Todo esto sucede a modo de flashback. ¿Por qué? Nada más abrir el libro estamos en 1968 y conocemos a Roger, sobrino del párroco de Inverness (Que salía en el primer libro), quien acaba de morir y ha dejado miles de libros y papeles. Roger empieza a revisarlos, entre ellos hay varios libros de Frank Randall, recordaréis que era el marido de Claire y que era historiador, y también varios recortes de periodicos y revistas en las que narran la desaparición y posterior aparición de Claire. Y te quedas... wait, what?? enseguida vamos a ver a Claire, quien ya cuenta con unos 50 años y una hija de 20, Brianna. Y con la noticia de que Frank ha muerto. Volvemos a ver lugares que ya vimos en el siglo XVIII, pero cuando Claire se derrumba es al ver la tumba de James Alexander Malcolm McKenzie Fraser. Entonces no puede evitar por fin revelar a Roger y Brianna que ese hombre era su marido y padre de esta última. Y ahí, Claire empieza a contar lo que sucedió, desde el principio...

Sing me a song of a lass that is gone...

Aquí volvemos al siglo XVIII y retomamos la historia de Claire y Jamie. Ambos están decididos a hacer todo lo que esté en sus manos para evitar la batalla de Culloden. Están ya en tierras francesas, y, aprovechando que Carlos Estuardo en aquellos años estuvo también allí, deciden establecerse y empezar. Vamos a conocer a un personaje nuevo, y es el pequeño Fergus, al que Jamie contrata para que robe la correspondencia privada entre el príncipe Carlos, el duque de Sandringham, el rey Luis de Francia... y todo lo que sea necesario. Fergus nació en un prostíbulo, como tantos otros niños, y no sabe quien es su madre y mucho menos su padre. No tiene familia y os será muy fácil encariñaros con él. También vamos a conocer a Mary Hawkins, la joven que, de acuerdo al árbol genealógico de Frank, será la que engendraría al siguiente Randall, el que supuestamente sería hijo de Jonathan "Black Jack" Randall, el cabrón que tan mal nos lo hizo pasar en el primer libro. Pero, wait, ¿no se supone que murió...? Si murió sin descendencia, en teoría Frank nunca existiría, pero ahí estaba el anillo en el dedo de Claire... 
La primera parte del libro transcurre en Francia. Y la verdad, se me hizo muy cuesta arriba. Escocia es Escocia, tan verde y tan mágica, y tanto Jamie como Claire están fuera de su lugar. Francia no es su habitat natural. Y el que Jamie ande intrigando por aquí y por allá, busque aliados, traidores, incluso él se convierta en un traidor... no le pega. No es lo suyo, la verdad. No es que se le de mal, es que simplemente... no es su sitio. Claire, sin embargo, colabora como enfermera en un hospital, mientras su embarazo se lo permite. Hablando del embarazo, es algo obvio y que se puede deducir con una simple operación matemática, que ese bebé tiene los días contados. El propio Roger al principio lo descubre, por los recortes de prensa: Claire volvió en 1948 y embarazada, con lo cual , si están en 1744, está claro que ese bebé... en fin. Con ese trozo lo vamos a pasar mal. No solamente por Claire, que tiene lo suyo, sino también por Jamie y por las circunstancias que tienen cada uno cuando eso sucede. Vuelvo a recalcar una vez más: La corte francesa no es lugar para nuestra parejita. Por suerte, como no hay mal que por bien no venga, gracias al rey Luis consiguen que se le conceda el perdón a Jamie. Ahora ya es libre de pasearse con libertad por suelo inglés o escocés. 
Y la segunda parte del libro es en Escocia, mucho mejor que en Francia, donde vamos a parar! Aunque la felicidad va a durar poco. Jamie creyó haber frustrado todo lo que desencadenaría la rebelión y las sucesivas batallas jacobitas, pero no fue así. Ya estamos metidos de lleno en ellas. También Jamie debe colaborar, como jefe del clan Fraser y dueño de Lallybroch, en contra de sus deseos. A partir de aquí vamos a ver más batallas, algunas escaramuzas, unas más graves y otras menos graves. Claire sabe que tendrán varias victorias consecutivas y que se creerán triunfantes, hasta Culloden, donde serán aplastados por el ejército inglés. Jamie va a ser tristemente conocido como Jamie el rojo, poco más que una máquina de matar. No todo serán guerras, vamos a ser testigos de un episodio divertido con el joven William Grey, y quedaos con su nombre, porque volveremos a saber de él en los siguientes libros. Muchas aventuras y batallas, y también el reencuentro con varios viejos conocidos del primer libro. 


Bueno, sobre los nuevos personajes. De Fergus ya os he hablado, es un niño encantador, un pilluelo, y acostumbraos a él porque viene para quedarse. Y sobre la parejita secundaria, que son Brianna y Roger: Él es un buen chaval. Algo sosete tal vez, pero no es malo y se nota que se ha quedado prendado de Brianna. No duda en prestar su ayuda a Claire, cosa que no hace en absoluto su hija. Maldita Brianna, que mal me ha caído. ¿Una hija normal, cuando su madre le cuenta todo lo que le ha contado, se quedaría tal cual y la llamaría mentirosa, así, sin más? Porque es lo que la señorita hace. Primero le suelta que no se cree nada, pero después, cuando ya hay evidencias contundentes, solamente se le ocurre llamarla perra y juzgarla muy malamente por haberle puesto los cuernos a Frank, pero sobre todo porque, aun habiendo pasado tantos años, ella siga enamorada de él. De Jamie, no de Frank. Para Brianna, Frank ha sido siempre su querido padre, y ahora que sabe la verdad, no le ha gustado un pelo y su mecanismo de defensa es insultar a su madre, decirle que la odia por haberse atrevido a decir que no amaba a Frank, y ponerla a la altura del betún. Una buena hija, sí señor. Sin embargo, Roger la cree desde el principio y, como historiador, le va a ayudar a conseguir alguna prueba de que Claire Fraser, la mujer de Jamie, realmente es Claire Randall, su madre. Pero Brianna solamente sabe negar la evidencia.
Jamie ha cambiado. Evidentemente, desde que Randall le violó, no ha vuelto a ser el mismo. Ha perdido la inocencia de la peor manera, y, aunque sigue siendo el mismo joven simpático y con Claire es igual de amoroso, sorprende como de la noche a la mañana se convierta en Jamie el rojo, una mole, conocido por ser un gigante asesino, un salvaje incivilizado sin piedad. 
Sabiendo desde el principio que Claire volvió en 1748, según vemos que se va acercando la fecha, nos echamos a temblar porque no queremos que pase. Pero sabemos que va a suceder. En el fondo, pienso que es así como se siente Claire: Sabe el final que va a tener la batalla, sabe que muchos van a morir, que Escocia ya no va a ser igual y que cada día que pasa es el avance hacia esa inexorable sentencia de muerte. Con el libro es lo mismo: A cada página que pasamos, sabemos que 1748 se acerca. Que se van a separar. Y no queremos que llegue ese momento. La Gabaldon aquí ha sabido jugar bien esa carta y nos hace sentir ese tic tac que nos acerca al momento fatal. 
Y solamente decir... que el libro acaba en Cliffhanger. Yo lo sabía, sabía que iba a suceder eso. Pero leerlo ha sido mucho más satisfactorio. 
Este libro para mí es bastante más flojo que Outlander. Tanta intriga, tanta batalla, se hacen demasiado cuesta arriba, y más para alguien como yo, que apenas se nada sobre la historia de Escocia. Bueno, ahora sí sé un poquito, jajaja. 

-Supongo que sentirás cierta amargura con los historiadores -aventuró Roger-. Con los escritores, que transformaron a Bonnie Prince Charlie en un héroe.
-Con los historiadores no. Su mayor error es suponer que saben lo que sucedió y sus causas, cuando solo tienen lo que les dejó el pasado: En general, creen lo que se quiso que creyeran.
Hubo un leve rumor en la distancia. El tren nocturno de Londres, supo Roger. Desde la rectoría se oía el silbato.
-No, más culpa tienen los artistas -continuó Claire-. Los escritores, los cantantes, los músicos. Ellos toman el pasado y lo recrean a su antojo. Son ellos quienes hacen de un estúpido un héroe y de un imbécil un rey.

Pero aun así, hay que leerlo si te gusta la historia de Jamie y Claire. Y lo digo porque ya he leído el siguiente libro, y ese sí que es total y absolutamente genial. Este no es tan bueno, pero hay que leerlo para poder disfrutar del siguiente en su plenitud. Además, siempre está bien para saber un poco más de historia, ¿verdad? Y Jamie y Claire siguen igual de amorosos que en el primero.

Bellotómetro:

3/5 estrellas. No tan bueno como el primero, demasiadas intrigas y batallas, pero no está mal. 

4 comentarios:

  1. Aún no me puse con ellos pero les tengo muchas ganas la verdad....
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Tengo ganas de ponerme con la saga, a pesar de que sea muy larga con unos libros también muy largos. A ver si la leo éste año.
    Gracias por la reseña.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. estoy adicta total con la saga, y es verdad lo que dices el segundo libro es mas tedioso la imagen de la pareja se desmorona el tiempo vivido en Francia no termina nunca, pero hay que pasarlo porque el de Viajera me resultó espectacular leyendolo con una rapidez, pasaban tantas cosas..
    Ahora con Tambores de Otoño tiene su miga tambien..tengo todos los libros puestos en fila espeando que termine uno y empiece el siguiente..
    saludos

    ResponderEliminar
  4. En verdad, agradezco de veras esta entrega. Amé el primer libro y bueno, antes de eso pasé por una horrible crisi lectora y cuando vi que la primera parte del segundo libro no me acababa de enganchar me asusté un poco, desanimandome...la cosa cambió a bien cuando Jamie consigue el perdón, se hace más entretenida. Estoy contigo al 100% en que a los protagonistas no les pega Francia, no se les ve a gusto...espero en serio que la tercera parte me enamore tanto como la primera, cruzemos los dedos, ¿no?

    ResponderEliminar

¡Comenta, bellotita! Me hará mucha ilusión *^__^*

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...