sábado, 21 de marzo de 2015

El teorema Katherine, de John Green

Hola bellotitas! Os traigo la reseña de mi tercer libro de John Green:


Título: El teorema Katherine
Título original: An abundance of Katherines
Autor: John Green
Editorial: Nube de tinta (Penguin Random House)
Páginas: 300 + 12 de apéndice
Precio: 14,95€
Edición: Tapa blanda con solapas. Fresado. Papel reciclado.



Sinopsis (Propia) sin spoilers: Colin es un niño prodigio. Le encantan las matemáticas y hacer anagramas. Después de que su decimonovena novia le dejara, decide hacer un teorema para demostrar que todas las relaciones tienen un final y que, introduciendo los parámetros y variables, puede deducirse exactamente el día en el que sucederá. Junto a su mejor amigo Hassan, emprenden un viaje en el que Colin repasará las diecinueve Katherines que han pasado por su vida.

Reseña: Después de emocionarme (Como medio planeta) con Bajo la misma estrella, quise leer más de John Green. Ciudades de papel fue una decepción total y absoluta, pero la sinopsis de este libro tenía mejor pinta. Se supone que iba de un chico cuyas ex tenían algo en común: Todas se llamaban Katherine. Un viaje de por medio y tal, la verdad es que pintaba interesante. Ahora, después de que lo he leído, puedo afirmar que, a falta de haber leído Buscando a Alaska, John Green sigue un patrón en sus novelas: En todas tenemos un chico protagonista (En BLME eran chico y chica, pero como ninguno de los dos estaba entero, supongo que cuenta como uno. Vale, sí, humor negro. Perdonadme) con mucho ingenio e ideas brillantes y divertidas. Hazel/Gus, Quentin, Colin. A ese prota le acompaña un amigo, un buen chaval, que suele ser algo payasete, que nos va a hacer reír mucho, y que va a ligar un poco a lo largo de la novela. Isaac, Radar/Ben, Hassim. Y por último, el viaje. El prota siempre va a hacer un viaje que le hará pensar, madurar, que le cambiará la vida. Nunca sucede en su barrio. Y ahí tenemos a Hazel y Gus que se van a Amsterdam, a Quentin que se va a tomar por saco con el coche buscando a Margo, y a Colin que coge el coche y acaba en Gutshot, donde su vida va a cambiar. En serio, pensadlo. El patrón se repite.


He empatizado bastante con Colin. Me gusta que sea repelente y que corrija a la gente. Me gustan las notas a pie de página sobre tonterías curiosas que Colin sabe y que el resto de la humanidad no. De vez en cuando yo también he corregido a alguien que hablaba o escribía mal, o tenía por cierto algo que no lo era. La gente no se lo suele tomar bien... se piensan que es por quedar de sabihondo o por hacer que los demás queden de tontos, cuando no es así. Al menos yo, si corrijo a alguien, no es por quedar yo como la más lista, sino por ayudar a esa persona. Es casi una muestra de aprecio. Pena que nadie lo sepa apreciar xD pues eso, que Colin es de los que corrigen a la gente, de ese tipo de repelentes, como Hermione. Me ha gustado. No empatizo con él en que es un cerebrito, en lo que le gustan las mates y los anagramas, pero sí en otras cosas. Es un buen chico. Su teoría, la que da título al libro, es que las relaciones amorosas están abocadas al fracaso, y que hay dos tipos de personas: Los dejadores y los dejados. Poniendo en una gráfica ciertos parámetros, como la popularidad, el atractivo, si se es introvertido o extrovertido... se puede averiguar con exactitud la duración de las relaciones. Y está usando las diecinueve relaciones que él ha tenido y en las que siempre ha tenido el papel de dejado. Curiosamente, las diecinueve chicas se llamaban Katherine. 
Al libro le cuesta horrores arrancar. Al principio es aburridisimo. Porque realmente no pasa nada, es Colin recordando tal o cual Katherine y recordando retazos de su infancia. También muchas pruebas de su teoría, con sus aciertos y sus fallos. Es cuando Colin y Hassan cogen el coche, y más concretamente cuando llegan a un pueblo llamado Gutshots, cuando empieza lo bueno. Aunque aun así, tarda. Conocen a una chica muy maja llamada Lindsey y a su madre, y entre unas cosas y otras acaban alojados en su casa y con un trabajillo que les propone la madre, que es ir con la cámara y hacer una pequeña entrevista a la gente del pueblo. En esos días que pasarán allí, Colin seguirá con su teorema, intentando hacerlo exacto. Pero a partir de ahí empieza la parte divertida de la novela.


Una cosa que en realidad es una tontería, pero que me ha resultado curiosa. Creo que nunca he leído un libro donde haya dos o más personajes que se llamen igual. Y que estén vivos al mismo tiempo, quiero decir. Ni libros, ni series de tv, ni pelis. Supongo que se hará para no liar al lector o espectador. Pues aquí sí que lo hay. No solo por las 19 Katherines, sino que hay dos Colin. El prota y otro más. Y comparten escenas. Me ha parecido un punto curioso. 

En resumen: El libro no es tan bueno como Bajo la misma estrella. Ni de lejos. Aun así, es un poco mejor que Ciudades de papel. La gran pega que tiene este libro es que, primero, tarda mucho en arrancar, y segundo, que una vez arranca, apenas pasa nada. Es la parte interesante, pero una vez has terminado el libro, te das cuenta de que no es gran cosa lo que cuenta. Sin embargo, Colin, Hassam y Lindsey son personajes muy divertidos y simpáticos. Si te gusta John Green (No me refiero a Bajo la misma estrella, sino a John Green en general), te gustará este libro. 

Lindsey echó a correr hacia ellos. Hassan y Colin se quedaron quietos y empezaron a cuchichear.
-Soy un estudiante kuwaití haciendo un intercambio, y mi padre es magnate del petróleo -dijo Hassan.
Colin negó con la cabeza.
-Demasiado obvio. Yo soy español. Refugiado. Mis padres fueron asesinados por separatistas vascos.
-Yo no sé si vasco es una cosa o una persona, y ellos tampoco lo sabrán, así que no. Vale, yo acabo de llegar a Estados Unidos desde Honduras. Me llamo Miguel. Mis padres hicieron una fortuna cultivando bananas, y tú eres mi guardaespaldas, porque el sindicato de bananeros quiere matarme.
-Está bien, pero no hablas español -replicó Colin-. Bueno, yo fui secuestrado por esquimales en Yukón... No, qué mierda. Somos primos de Francia visitando Estados Unidos por primera vez. Es nuestro viaje de graduación.
-Muy aburrido, pero no nos queda tiempo. ¿Soy yo el que habla inglés? -preguntó Hassan.
-Sí, muy bien.

Bellotómetro:

2/5 bellotas. Le cuesta arrancar, y una vez lo hace, apenas cuenta nada. pero sus personajes merecen la pena.

¿Lo habéis leído o pensáis hacerlo? ¿Os ha gustado? ¿Alguna fan de John Green por aquí? ¡Contadme! ¡Un besito!


4 comentarios:

  1. ¡Hola! A mí de momento es el libro que menos me ha gustado del autor. Creo que le falta mucho de lo que el autor puede ofrecer, me divirtió y entretuve leyéndolo, pero creo que hay algunos personajes que podían haber dado un poco más.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Admito que tengo cierta curiosidad por este libro en concreto, pero tras leer Bajo la misma estrella y Ciudades de papel sinceramente no entiendo qué le ve todo el mundo a estos libros ni al autor.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    A mí tampoco me gustó, así que...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Excelente libro! me gustó al igual que bajo la misma estrella, ciudades de papel y will grayson will grayson. Tiene buenos libros John Green :)

    Te comparto mi blog donde dejo las mejores frases:
    https://www.interlibros.org/2020/05/el-teorema-de-katherine-42-mejores.html

    ResponderEliminar

¡Comenta, bellotita! Me hará mucha ilusión *^__^*

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...