viernes, 13 de marzo de 2015

La cruz ardiente, de Diana Gabaldon

Hola bellotitas. Traigo la reseña del quinto libro de Outlander, saga que adoro desde que conocí y que recomiendo a todo el que le guste un poco la novela romántica o de aventuras:


Título: La cruz ardiente
Título original: The fiery cross
Autora: Diana Gabaldon
Editorial: Salamandra
Páginas: 853
Precio: 14,90€
Edición: Tapa blanda sin solapas. Papel de malisima calidad y páginas que se despegan.

TITULOS DE LA SAGA:
1. Forastera / Outlander
2. Atrapada en el tiempo
3. Viajera
4. Tambores de otoño
5. La cruz ardiente
6. Viento y ceniza
7. Ecos del pasado
8. Escrito con la sangre de mi corazón
9. ¿?
10. ¿?


He vivido la guerra y he perdido mucho.Sé por qué cosas vale la pena pelear y por cuales no.
El honor y el valor son cuestiones de fondo; si un hombre está dispuesto a matar por algo, en ocasiones también estará dispuesto a morir por ello.
Y es por eso, oh Pariente, por lo que las mujeres tienen caderas anchas, esa cuenca ósea alberga por igual a un hombre y a su hijo. La vida del hombre mana de los huesos de su mujer, y en la sangre de ella su honor recibe bautismo.
Solo por amor, volvería yo a caminar a través del fuego.

Advertencia: La reseña contiene spoilers de los libros anteriores y algunos spoilers menores del presente libro.

Sinopsis (Propia) sin spoilers: En el Cerro de Fraser la convivencia entre las familias escocesas es tranquila y pacífica. Jamie y Claire son felices rodeados de su familia: Fergus y Marsali con sus dos pequeños, Brianna y Roger con el pequeño Jemmy, la atolondrada Lizzie... Sin embargo, Brianna convive cada día con el horrible recuerdo del hombre que la violó, Stephen Bonnet. Jamie es consciente de que cometió un gran error al ayudarlo a escapar de la horca, error que costó muy caro, primero a él y luego a su hija, y está dispuesto a enmendarlo. Entretanto, los habitantes de las Colonias están cada vez más hartos de las leyes y restricciones que pone la Corona Inglesa, y forman los reguladores, un pequeño ejército. Jamie es llamado a liderar a los hombres que les combatirán. 


Reseña: El libro, la verdad, se me hizo largo. Aunque es una sensación extraña, porque constantemente pasaban cosas, nunca me aburría, pero estaba deseando acabarmelo. Me encantan los Fraser, y quiero leer los siguientes que hay publicados en español, pero creo que el monazo que tenía tras el primer libro por fin se ha apaciguado. Y eso que es una edición mutilada. Por si no lo sabéis, Salamadra se dedicó a quitar partes de los libros, porque sí, porque ellos lo valen. Desgraciadamente, si queremos leer los libros en español hay que tragar, porque no existe versión sin mutilar actualmente. Incluso las versiones en digital están incompletas. De hecho, este libro que nos ocupa está descatalogado en todo el mundo, yo tuve la suerte de encontrar una librería online en Canarias donde aún tenían un ejemplar. A lo que voy es... se me hizo largo y eso que ya le faltaban partes de por sí. Si llega a estar entero... buf, hubiera tardado mes y pico en leerlo. Que no significa que apoye esta chapuza made in Salamadra. Los libros se deben publicar íntegros y es el lector quien decide saltarse lo que le de la gana, no la editorial. En fin, corramos un tupido velo.

El libro empieza inmediatamente después de Tambores de otoño. Esa misma noche, tras la famosa carta de Frank. Se espera que al día siguiente tenga lugar una doble boda: Brianna y Roger por un lado, y la de la tía Yocasta por otro. Hay problemas, porque se quieren casar como católicos, y parece ser que estaba prohibida esa religión por aquel entonces, ya que se llevan al cura. No sabemos por qué, ya que lo de evitar que se casen por este o ese rito es ridículo lo mires por donde lo mires, y se supone que el Gobernador tiene cosas mejores que hacer que secuestrar a un pobre cura para que no case a unos tortolitos. Por fortuna el cura solo es una pieza de algo que descubriremos más tarde. La parte de la boda... mira que se me hizo larga. Que si hay bodas, que ahora no, luego que sí, que una sí y la otra no... no dejan de pasar cosas, y tengo tanto cariño a los personajes que es imposible aburrirse. Pero... que sí, que peca de haberse alargado demasiado. 

El día de la boda de Yocasta va a pasar de todo. A Claire le va a salir un tipejo que la pretende, y ella ni se va a dar cuenta, pero sí el resto de los invitados. Incluyendo Jamie. La escena de Jamie celoso es indescriptible. Y también, es que vaya pieza, el tipejo que la pretende, más ridículo y no nace. Van a tener una pequeña peleita ya que Jamie por supuesto que va a defender el honor de su mujer. Contra viento y marea. Un petimetre no va a ponerle ni medio ojo encima a su Sassenach, faltaría más. Luego vamos a encontrarnos con una escena en plan Se ha escrito un crimen. Vamos, que va a aparecer un fiambre muerto en extrañas circunstancias, y todo indica que no ha sido un accidente. Claire, que es tan avispada como Jessica Fletcher, va a querer ir hasta el fondo del asunto, si hay que practicar una autopsia, se practica. 


En la batalla contra los reguladores Jamie va a estar acompañado por su mujer, como no podía ser de otra manera. Pero el que va a pasarlas canutas es Roger. Al pobre le va a suceder algo muy duro que le va a dejar marcado mucho, mucho tiempo, si no el resto de su vida. Eso ya se verá en próximos libros. Sin embargo, Brianna.. ¿creéis que la chica se mueve mucho? En principio sí, no se separa de él ni de día ni de noche, pero más tarde se dedica a contarle sus sueños erótico-festivos con Bonnet. Parece que le diera igual lo que le ha pasado a su marido. Es decir, entiendo que el que Bonnet la violara no es plato de buen gusto y no se lo deseo a nadie (Aunque si Bri no hubiera sido tan estúpida lo podría haber evitado), pero de ahí a creer que lo que le pasó a ella es lo peor que le puede pasar a un ser humano, y que los demás pueden sufrir mucho pero la que más sufre es ella... en fin.

La señora Yocasta: Cuando la conocí hace ya unos cuantos libros me cayó bien. Era la típica ancianita adorable. Y me gustaba que Jamie tuviera un apoyo así en este su nuevo hogar. Pero en este libro demuestra ser una vieja metiche y manipuladora. El tema que comenté arriba del fiambre está muy relacionado con ella, y hubiera sido más fácil si la señora no se dedicara a inventarse historietas y dijera la verdad. Se supone que su sobrino Jamie está de su lado, pero ella solo le quiere para que le haga el trabajo sucio. No cuenta con él como apoyo, y eso que estuvo a punto de nombrarlo heredero de su fortuna, episodio en donde Jamie demostró que el dinero no me importa. A la señora Yocasta parece habérsele olvidado todo eso, y yo añado: Señora, métase su fortuna por donde amargan los pepinos. Vieja metiche.

Hablando de Jamie. Que a nuestro querido pelirrojo le muerde una serpiente y está a esto de irse pal otro barrio. Por favor. Qué mal lo pasé. Primero, porque estaba ahí, a un día de distancia de su mujer, y diciéndole a Roger con gran esfuerzo sus últimas voluntades... pensé que se nos iba sin poder despedirse de ella... luego, cuando por fin están juntos, que no se pone bien. La perspectiva de Jamie cojo. Qué angustia, qué impotencia. Yo realmente... sabía que iba a sobrevivir. Sí, eso lo tenía bastante claro. Pero aun sabiendo que no iba a morir, de verdad que se me quedó en corazón en un puño. Y luego, cuando por fin Claire le cuida, la perspectiva de perder la pierna, la fiebre, que casi se nos muere el pobre, la medicación, la jeringuilla improvisada, la penincilina que era como jugar a la lotería. Y que el pobre se me echa a llorar. SE ME PARTIÓ EL ALMA, EN SERIO. 

Tiene muchas partes divertidas. La escena en la que Jamie mira por el microscopio, ve lo que él cree que son gérmenes, luego descubre que son espermatozoides, alucina porque no sabía ni que existían... y luego se entera de que son suyos. Era desternillante y tronchante.  Para muestra: 

-Ven a mirar -le ofrecí, apartándome del microscopio.
Algo intrigado, se inclinó hacia el ocular, cerrando el otro ojo en un gesto de concentración. Bizqueó un momento. Luego lanzó una exclamación de grata sorpresa.
-¡Las veo! Pequeñas cosas con cola que nadan por todas partes!
Irguió la espalda con una sonrisa encantada. Enseguida volvió a inclinarse. Experimenté una cálida sensación de orgullo ante mi nuevo juguete.
-¿No es una maravilla?
-Una maravilla, sí -confirmó él, absorto-. Mira como se esfuerzan esos pequeñajos, pujando y retorciéndose unos contra otros. ¡Y cuantos hay!
Observó unos segundos más, entre exclamaciones. Luego movió la cabeza, asombrado.
-Nunca había visto nada igual, Sassenach. Tú me habías hablado de los gérmenes, sí, ¡pero en la vida pensé que fueran así! Me los imaginaba con dientecitos, y no tienen... Y nunca pensé que tendrían esos rabos tan bonitos ni que nadarían tan apretados.
-Bueno, algunos microorganismos son así -contesté, mientras echaba un vistazo por el ocular-. No obstante, estas bestezuelas no son gérmenes, sino espermatozoides.
-¿Qué? -Puso cara de no comprender.
-Espermatozoides -repetí, paciente-. Células reproductivas masculinas. De las que sirven para hacer bebés, ¿entiendes?
Me pareció que iba a sofocarse. Quedó boquiabierto, con un atractivo matiz rosado en el semblante.
-¿Simiente? -graznó.
-Pues... sí.
Lo observé atentamente mientras vertía el té humeante en un vaso de precipitación limpio. Se lo di como tónico, pero él no le prestó atención. Mantenía la vista fija en el microscopio, como si algo pudiera saltar por allí y quedar retorciéndose en el suelo, a nuestros pies.
-Espermatozoides -murmuró para sus adentros- . Espermatozoides. -Agitó vigorosamente la cabeza y se volvió hacia mí, como si se le hubiera ocurrido algo espantoso-. ¿De quién son?
Su tono expresaba la más siniestra suspicacia.
-Pues... tuyos, por supuesto -Carraspeé, algo azorada-. ¿De quién iban a ser si no?
Como por reflejo, él metió una mano entre las piernas para asirse protectoramente.
-¿Cómo diablos los conseguiste?
-¿Cómo crees? -pronuncié, bastante fría-. Esta mañana, al despertar, los tenía en custodia.
Él aflojó la mano, pero un intenso rubor de mortificación le teñía las mejillas de oscuro carmesí. Se bebió de un trago el té, a pesar de lo caliente que estaba.
-Comprendo. -Y tosió.
Hubo un instante de profundo silencio.
-No... eh... ignoraba que pudieran mantenerse con vida -dijo al fin-. Eh... fuera, quiero decir.
-Pues no pueden si es que los dejas secar en una mancha de la sábana -le expliqué con ligereza-. Pero si impides que se sequen- señalé el pequeño vaso tapado, con una pequeña cantidad de fluido blancuzco- resisten unas cuantas horas. Y en el hábitat adecuado sobreviven hasta una semana después de... eh... ser liberados.
-En el hábitat adecuado -repitió él, pensativo-. Te refieres a...
-En efecto -confirmé, con cierta aspereza.
-Parecen muy enérgicos -aventuró, después de una breve inspección.
-Pues así deben ser -aseguré, conteniendo una sonrisa ante el avergonzado orgullo que le producían las proezas de sus gametos-. Después de todo, el trayecto es largo. Y al final les espera un terrible combate. Solo uno obtiene el honor, ¿sabes?
Levantó la vista, sin comprender.
-¿De dónde creías que vienen los bebés?-inquirí, después de informarle acerca de óvulos, espermatozoides, cigotos, y cosas parecidas, todo lo cual lo dejó obviamente bizco.
Me miró con bastante frialdad.
-¿Yo, granjero de toda la vida? Sé exactamente de dónde vienen -me informó-. Lo que no sabía era... eh... que había tanto jaleo. Creía que... eh... pues... que el hombre plantaba su simiente en el vientre de la mujer y que allí... pues... crecía. Como cualquier semilla. Nabos, maíz, melones y cosas así. Ignoraba que nadaran como renacuajos. 


Toda la parte final de Bonnet me pareció algo larga. Y lo que me mosquea es que no me fío de que pueda estar vivo o muerto. Me da igual si le veo agonizando, si contrae una enfermedad mortal, si está herido de muerte, si cae al precipicio de los cocodrilos o al prado de los escorpiones, whatever, me da lo mismo. Si no hay cadáver no me fío. Ya me fié en el primer libro y el hijoputa de Randall sobrevivió. Aunque bitch, please. Bonnet es un aficionado al lado de Randall. A hijoputismo Bonnet no llega ni a la suela de los zapatos de Randall.
Maldita Laoghaire. Mil veces maldita, niñata, caprichosa, cabrona, putón zorrón. Jamie y Claire pasando penurias por enviarle su pensioncita y ella revolcándose con otro. Así yo también soy viuda alegre, nos ha jodido. Me hierve la sangre cada vez que se la menciona. Espero que acabe mendigando en las calles de Inverness, se lo merece. 
La parte final me ha parecido genial. Empezando por la vuelta de cierto personaje al que adoro. Me quedan las ganas de saber qué le pasó con los indios. Y toda la historia del grupo de activistas viajeros, la piedra, me ha parecido super interesante. Espero que en sucesivos libros la Gabaldon nos aclare más cosas.

En resumen: Buena quinta parte de la saga. Se hace larga, pero todos los capítulos merecen mucho la pena y están conectados, nada pasa sin un motivo. Estoy deseando leer Viento y ceniza.

Bellotómetro:
4/5 bellotas. Muy bueno. 

9 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Es una saga un poco larga para mi gusto... aunque tenga buena pinta >.<
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. No he leído la reseña por los spoilers, pero a pesar de que me llama un poco la saga no se si la leeré… Entre que es muy larga y que la edición es tirando a mala, pues se me van quitando las ganas xD
    Me alegra que lo hayas disfrutado!
    Besoo!<33

    ResponderEliminar
  3. Hola!! qué guay tu blog <3
    Te he dejado un mensaje en la sección de intercambio :D

    abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente empezar este libro. Me quede en Tambores!! Tengo ganas sabiendo que el último libro ya está a la venta!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Estoy pensando últimamente en leer algún libro de la autora, pero me hecha para atrás que la saga sea tan larga.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!!! Justo acabo de terminarlo ayer mismo y tmb me paso igual, tal vez es el que más pesado y latgo se me hizo. Eao si, las partes Jamie Claire y Roger Bree siempre me encantan. Ahora a por Viento y ceniza que me dijeron que eata muy bien.

    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Hola!! por fin alguien que dice las cosas como son!!! ETERNO EL LIBROOOOOO Y HASTA UN POCO ABURRIDO!!! nada que ver con los anteriores!!! espero que los que vienen despues sean mejores. Realmente tantos nombres nuevos, y tan parecidos entre si me generaron una mezcolanza que realmente me da fiaca leer!!!! pero sigo....
    beso!

    ResponderEliminar
  8. no deberías decir tantas estupideces de lo que piensas con los libros solo contar de que se tratan como va la trama etc enredas con tus pensamientos y te sales de la trama bastante asi no se puede leer bien.

    ResponderEliminar
  9. ¿Sabes que ya están disponibles todos los libros de la saga sin mutilar? Hay nuevas ediciones y son perfectas. Un saludo

    ResponderEliminar

¡Comenta, bellotita! Me hará mucha ilusión *^__^*

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...